Regalar un Scalextric a mi hijo/hija

Finales de diciembre, desde los 60 muchos niños esperan encontrar un circuito de Scalextric debajo del árbol o a los pies del belén.

Un regalo que acaba gustando a pequeños y mayores, y que se convierte en el centro del salón o de la habitación de juegos al montarlo en el suelo.

 Pero el Scalextric no es un juguete como tal, no es una consola que ocupa poco espacio con niveles de dificultad adaptados a cada jugador, ni otro juguete que no requiere supervisión.

Nos encontramos con un juguete que requiere un mantenimiento y supervisión por parte de un adulto, y que en muchos casos se usa mal.

Cuando se compra el primer circuito de slot no regalas un juguete, estás comenzando una afición en común, horas y horas para compartir con tu hijo o hija durante las cuales no solamente le enseñarás a apretar un gatillo y montar unas pistas con la forma del circuito que aparece en la caja.

Es una oportunidad importante de enseñar a utilizar un destornillador, de explicar nociones básicas de mecánica sobre una base que le interese al niño y de fomentar una creatividad que otros juegos o regalos difícilmente van a tocar.

Actualmente cualquier crio te puede enseñar a manejar móviles y tabletas, antes de leer saben descargar aplicaciones de la tienda, e incluso a pagar por ellas sin ser conscientes de lo que significa, en una solución fácil porque le das la maquinita y te olvidas de niño; con el slot por el contrario lo primero que van a necesitar es un digno competidor que puedes ser tú, además de un mecánico, porque aunque el coche sea duro, los engranajes se pueden mover tras un golpe.

Si no tienes tiempo ni ganas de pasar tardes enteras con el niño un circuito es un juguete caro, debido a que sin ser un juguete delicado tiene partes mecánicas que requieren un mantenimiento, por lo que te recomiendo que no lo compres.

Si como a muchos padres la idea de tener la posibilidad de acercarse a sus hijos a través de un juego que no lo van a cambiar a los 6 meses y donde además de disfrutar con los chavales pueden enseñarles cosas que les harán falta más adelante, os voy a dar unos consejos antes de adquirir vuestro primer circuito.

  • Intentad tener una superficie elevada donde colocarlo, en el suelo se suelen ensuciar las pistas, además de estorbar mucho más, sin contar lo que se resienten las rodillas; si no se disfruta jugando acaba en el armario.
  •  Los coches de slot requieres de lubricación para un correcto funcionamiento, tener a mano aceite de maquinas de coser o específicos para coches de slot.
  • Tened a mano un set de destornilladores para posibles problemas, adquirir uno nuevo para guardar junto con la caja para que no se pierdan las herramientas de la caja buena.
  • Adquirir junto con el circuito trencillas, sobre todo al principio se estropean con frecuencia y si no hay buena conductividad eléctrica pues el coche va fatal. Hay unos lápices con fibra de vidrio que son geniales para limpiarlas pero no se los dejéis a los niños pues se pinchan y son bastante molestas.
  • Tener a mano un rodillo quitapelusas, las gomas se acaban ensuciando y es lo mejor para limpiarlas, sin contar que mijillas de las gomas siempre se nos pueden pegar a la ropa.

Tenía en mente escribir este artículo, pero me ha terminado de convencer una entrevista publicada en el canal de Youtube: LLANTAS DE MAGNESIO, que le realizan a un chavalín de 11 años llamado Aitor. Personalmente lo conozco, coincidimos en una quedada donde no se separó del mando en todo el día, lo pasó mejor que todos los adultos que acabamos acudiendo.

Lo que no cuentan en la entrevista es que no solamente le gusta el slot al muchacho, es que comparte el hobby con su padre, comienzan a la par hace un par de años y lo disfrutan juntos. Esto no es un secreto pero el hombre está enamorado de los Ferrari GTO, si os fijáis arriba a la derecha está el Zanini.

Aparte de esto tengo clientes que no les gusta tanto el slot, pero si les encanta pasar tiempo con sus hijos e hijas, y se han dado cuenta de que este hobby es magnífico para eso, por lo que poco a poco van adquiriendo piezas para reparar sus coches y ampliar los circuitos, pues no hay que olvidar que este hobby no tiene obsolescencia, los coches de hace 20 años siguen funcionando en las pistas actuales, no es un juego de consola que al tiempo no lo pondrán, imaginad aprended a manejar un muñeco en la pantalla  y a la semana siguiente cuando le has visto la gracia resulta que ahora juega a otro.

En resumen, un circuito de Scalextric puede ser el regalo perfecto para estas navidades por muchos más motivos de los que piensas.

Javier.

Comentarios (2)

    • Jose
    • 2019-12-24 01:35:26
    Precioso reportaje ,gracias Javier
    • Deivid Torrepower
    • 2020-01-03 12:34:51
    Bravo! bien! es muy reconfortante encontrar una misma opinión de alguien con quién no se tiene contacto. Desde hace un tiempo llevo defendiendo que el slot ya se ha transformado en hobby y hay que tratarlo como tal, pese a que todavía hay quienes tienen la mentalidad de que esto sigue siendo un juguete. Por tanto y como hobby que es, requiere una dedicación tal y como dice Javi en este maravilloso artículo. Lo que ya no podemos pretender es que todos los niños y niñas quieran un SCX por Navidad, ni tampoco decir que la Play Station es el enemigo del Slot. Como hobby que ahora es el slot, la "cantera" ya no son niños sino aficionados al automóvil de cualquier edad. La fórmula para crear afición es tan sencilla como la de hacer atractivo a todo el mundo este hobby (y con los precios en los que nos movemos siendo, además, un hobby en términos comparativos, técnicos y absolutos TAN asequible, lo que es de traca es que no haya mas afición... aunque para esto tengo mis reservas y da para un artículo a parte)
Artículo añadido a la lista

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.